domingo, 3 de febrero de 2013

Charlie Suárez - Mar del Plata

Charlie Suárez: escritor, poeta e ilustrador argentino.

 http://secretosquepronuncianlashojas.blogspot.com.ar/



LILA GRIS

 

 

Bastaba respirar bien, para que doliera menos

bastaba escuchar el sonido de los restos pasajeros de la lluvia

cayendo lentamente sobre las plantas

bastaba que el cielo fuera lila

que el cielo fuera gris

que las luces fueran rojas

que fueran luces de agua

bastaba el mundo bajo mis pies

el dolor de la tierra

bastaba el frío

mi vapor

la humedad

bastaba la tarde para respirar

 

permanecí así, un rato,

mirando las burbujas

que salían de mi risa.

 

 

 

 

SEGURO, GRISES

 

 

Quiero reírme hasta olvidarme el “por qué”

y que el dolor solo sea algo más

que el viento se llevó.

 

Ya no quiero que duela mi cuerpo:

incisiones

que me hiciste

que me hice

                  que te hice

 

y asomado a la ventana

veo la tormenta

hasta ahora distante

pronta y dispuesta a turbar más mi tarde

 

tus ojos, seguramente, se volvieron grises

como los días

 

y

llueve.

 


PÁRAMO

 
Caminaba por las veredas

azules del cielo,

caminaba por algún silencio

páramo.

Caminaba por las calles y no estabas

me cansaba de esperarte,

días lúgubres

oscuridad

en cada paso

en cada calle, en todas las flores

en la humedad

en el sol,

en el horror del invierno mío,

silencio

        sin fin.

 

Cuando te conocí

salí del infierno aquel

hoy, que el tiempo se nos acaba en la cara,

siento que tengo un pie dentro de el.

Me gustaría poder

decirte cuanto te quiero

me gustaría que destruyas

esta cárcel, este silencio abúlico,

    páramo

           maldito

 

pero nadie sabe guiarme

hasta la salida

de mi propio laberinto

                             de miedo.

 



POEMA ÓSEO

 

 

me voy a curar de sueño

o de espanto

escucho disparos y me angustia

creo que la oscuridad es un mal invento

 

 

me siento roto y con frío

 

 

llueven piedras sobre mi cráneo, todos mis huesos,

sobre mis pecados prostitutos y adúlteros

 

nunca sabría que regalarte

mi cabeza no serviría para mucho, tal vez mis manos

o clavículas

o colmillos

 

conejos

no,

no eran conejos

era gente disfrazada de conejos

 

y había mujeres con vestidos floreados y capelinas

 

éramos diablos y bailábamos músicas del futuro

pero un día te enojaste porque no te dije raro

 

solo los diablos podemos leer las mentes de otros diablos

pero vos eras un girasol

entonces no

y ahora dormís como un ángel sin cara

 

¿Recordás cuando los primates no sabían nada

de todo esto

pero entendían del amor?

no te gusta el amor

a mi tampoco

odio el amor

y el mar

 

"el canto del mar" –dijiste-

y me imagine un monstruo marino gimiendo canciones,

horrendas canciones,

tristes canciones

 

canciones para partir

la tierra

en dos

 

veo caras en las manchas y las sombras

si fueran caras reales serían horribles

y me enloquecerían saliendo de las paredes, todo el tiempo 

 

¿Has escuchado alguna vez el sonido

de la electricidad sobre el agua?

es un chillido cruel, innecesario

como la vida, un chillido cruel

una herida innecesaria

 

y vos un ángel que duerme

con su gata.

 


FANTASMAS DE CARNAVAL

 

 

Se me deshacen los febreros

y llega el frío del final

del carnaval

 

aires enrarecidos chocándose con mi sien

 

 

precipicios de mis sienes

bordes de mis sienes

 

precipicios de mi bien

bordes de mi bien

acantilados y aguijones.

 

Marzos dilatados

espectros felinos, juguetones

 

espacios vacíos, hombres vacíos.

 

 


TRIPAS SOBRE EL BARRO

 

 

Sillas de esqueletos, deshuesados

entrañas,

vísceras arrancadas del vientre tajado, achurado

 

tuve la gloria

pero hoy el cuerpo no responde a los días

que pasan

 

dientes que se pudren

en la boca

del cuasiesquelético cuerpo, que se pudre,

 

la piel sobre los huesos puntiagudos

 

olor a basura podrida.

 

 

nº 33

 

 nos despedimos

pero él se detuvo

y me preguntó:

¿te acordás cuando… Nada…

 

- si me acuerdo cuando Nada…

me acuerdo Todo.

 


nº 34

 

 
me desenrosco

bostezo

cambio la piel

abro un ojo y te miro, abro el otro

me saco de encima todo lo que no sirve

te convido de mi despojo de inutilidad

aceptas, te quiero

(tanto)